0

Mis compras

$

Productos
CERRAR

Producto

Cantidad

Precio

Estas comprando:

producto(s)

Total:
Comprar ahora
Su carrito está vacío

Despacho GRATIS por compras superiores a $80.000 | Paga hasta en 6 cuotas sin interés

Los súper alimentos esenciales que necesitas comer
durante los meses más fríos

Julio 2019

Durante los fríos meses de invierno, con tanto resfriado, podemos sentirnos cansados y agotados. Pero unos pocos cambios simples en tu dieta pueden ayudarte a combatir estas plagas estacionales. ¡Dale a tu cuerpo la oportunidad de luchar este invierno comiendo de estos siete súper alimentos esenciales!

1. Caldo de hueso
Los caldos hechos de huesos de pollo o carne roja se han usado tradicionalmente como base para sopas y salsas, tanto por sus propiedades que mejoran el sabor como por su efecto inmunológico.
Los huesos cocidos a fuego lento liberan compuestos terapéuticos como el colágeno y la gelatina que se utilizan para mantener la elasticidad de nuestra piel, ayudan a conservar la densidad ósea a medida que envejecemos e incluso podemos aliviar los síntomas crónicos de dolor articular y artritis.

2. Alforfón/trigo sarraceno
¿Te sientes inactivo esta temporada de invierno? Sustituye el pan, arroz o pasta por alforfón.
Sin mucha relación con los granos tradicionales, el trigo sarraceno es en realidad un carbohidrato, pero es naturalmente libre de gluten y alto en proteínas. Este sensacional pseudo grano está lleno de fibra soluble que ayuda a reducir la absorción de glucosa y es una gran fuente de vitaminas B2, B3 y magnesio que ayudan a convertir los alimentos en energía.

Deja que el trigo sarraceno te dé un impulso.

3. Miel
Este súper alimento se puede utilizar para tratar y prevenir una serie de dolencias estacionales. La miel contiene enzimas activas beneficiosas y antioxidantes que pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer al estimular la función inmunológica y proteger nuestras células del daño de los radicales libres. La acción antimicrobiana de la miel se puede usar para combatir infecciones y aliviar el dolor de garganta, lo que la convierte en una alternativa ideal a los jarabes para la tos.
La miel de Ulmo es especialmente beneficiosa.
Siempre prefiere variedades de miel crudas, que no se hayan calentado a altas temperaturas, porque conservan más de sus ingredientes naturales beneficiosos.

4. Jengibre
El jengibre es la especia perfecta para la temporada de invierno. Esta raíz es originaria de China, donde se usaba tradicionalmente para combatir el resfriado común, aliviar los problemas digestivos y aliviar las náuseas. Los estudios han demostrado que el jengibre puede reducir el dolor asociado con la osteoartritis, debido a sus propiedades antiinflamatorias y también puede ser útil para tratar enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la diabetes.
Corta finamente el jengibre fresco y agregarlo al curry o a los platos salteados para darle un auténtico toque asiático. La raíz de jengibre pelado también se puede agregar a los batidos o remojarla en agua caliente para hacer una bebida caliente calmante.

El jengibre es perfecto para el invierno.

5. Limón
El cansancio y la falta de luz natural pueden hacer que nos sintamos agotados y lentos durante los meses de invierno. Los limones son una excelente fuente de vitamina C, un poderoso antioxidante que también es clave para la absorción de hierro. Si sufres de fatiga, sequedad de la piel, pérdida de cabello o anemia, es posible que le falte la vitamina C que necesitas para absorber suficiente hierro de su dieta.
Exprime la mitad de un limón sobre las ensaladas, agrega un poco a tus batidos o córtalos y almacénalos en un recipiente sellado al vacío para minimizar el desperdicio. Tomar un vaso de agua tibia y limón al despertar ayuda a reactivar tu metabolismo y ayuda a la digestión. Las propiedades antibacterianas de los limones también pueden ayudar a prevenir infecciones de garganta y resfriados comunes.

Cuando cocines en invierno, no olvides el limón.

6. Betarraga
Un verdadero súper alimento, la humilde betarraga cuenta con una impresionante lista de beneficios para la salud que van desde un mejor desempeño atlético hasta la prevención de enfermedades.
El pigmento al que debe su rico tono púrpura-rojo se llama betacianina. Este potente antioxidante ayuda a transportar las toxinas fuera del cuerpo para ayudar a la función inmune e incluso puede prevenir el crecimiento de células cancerosas.
¡Y no te olvides de los tallos!
Los tallos de betarraga se pueden usar de la misma manera que las espinacas y contienen altas cantidades de vitamina A, C, calcio y hierro, lo que las convierte en una excelente alternativa a la carne o los productos lácteos para dietas vegetarianas y veganas.

7. Salmón
Se ha demostrado que los altos niveles de ácidos grasos Omega 3 que se encuentran en los pescados grasos, como el salmón, reducen la presión arterial, protegen contra las enfermedades cardiovasculares y mejoran los niveles de colesterol bueno LDL en la sangre.
También son una fuente de alimentos de vitamina D, que solo se puede sintetizar en el cuerpo mediante la luz solar natural. Aunque tradicionalmente se asocia con la salud ósea, ahora entendemos que la vitamina D desempeña un papel importante en la función inmunológica y en la activación de la liberación de serotonina, el químico responsable de la regulación del estado de ánimo en el cerebro.

Consigue tu porción de vitamina D comiendo salmón este invierno.

Los días de invierno más cortos y más oscuros pueden dejarnos deficientes en vitamina D. Y la falta de vitamina D puede llevarnos a sufrir depresión o mal humor. La vitamina D ayuda a combatir los desequilibrios químicos en el cerebro y nos protege contra enfermedades como el trastorno afectivo estacional.

¿Quieres aumentar tus súper alimentos para el invierno? ¡Nuestros innovadores selladores al vacío FoodSaver® conservan la frescura para que tus comidas duren hasta 5 veces más!

La información que se encuentra en este artículo es solo para tu información y no debe interpretarse como instrucción o consejo médico. Dicha información tampoco está destinada a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Ninguna acción o falta de acción debe ser tomada basándose únicamente en el contenido de esta información; los lectores deben consultar a profesionales de la salud sobre cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar. La información y opiniones expresadas en este artículo están basadas en el mejor criterio a disposición de los autores. Los lectores deben siempre consultar con las autoridades de salud correspondientes para evitar asumir el riesgo de lesiones.

Al enviar, confirmo que he leído y acepto su Declaración de privacidad y me gustaría recibir correos electrónicos de marketing y/o promocionales de FoodSaver® Chile.

Cupón no acumulable con otros descuentos.